Indumentaria San Jorge, dos generaciones vistiendo al folclore

l

Publicado por EditorLaJota

7 de julio de 2021

Comparte este contenido en redes

Noelia y Natalia son primas e hijas de las mujeres que crearon Indumentaria San Jorge en 1980, un espacio referente en la confección y venta de trajes tradicionales en el corazón de la capital aragonesa. Tras el mostrador, ofrecen a sus clientes la posibilidad de confeccionar sus propias prendas y complementos a través de talleres de costura, restauran piezas antiguas y regalan consejos prácticos a través de sus redes sociales.

¿Quién hay detrás de Indumentaria San Jorge?

Sí, pues una familia enamorada del folclore y a la que le gusta mucho coser. Mezclas todo esto y el resultado son dos generaciones de mujeres que han decidido dedicarse al mundo de la costura.

La tienda abrió sus puertas en 1980…

Empezó con mi madre y mi tía. Mi tía tenía un grupo de jota, siempre ha bailado y dado clases. Se juntaron y empezaron a vestir el mundo del folclore en una tienda pequeñita en las Delicias, luego se unió mi prima Noelia y entre las tres se vinieron al centro e hicieron esto grande. Yo me uní un poquito más tarde, hace diez años.

¿Qué análisis hacéis del perfil de los clientes que se acercaban antes y se acercan ahora?

Ha ido cambiado. Al principio eran grupos folclóricos o gente que cantaba o bailaba jota. Ahora se ha sumado mucha más gente a la que simplemente le gusta vestirse, sentir su tierra y hacer ver a los demás de donde son. Hay gente que lo vive como muestra de su propia identidad.

Sois además un establecimiento que propone a sus clientes confeccionar sus propios trajes y complementos.

Exacto, pero viene de nuestras madres que siempre han querido enseñar a la gente a coser sus prendas y a nosotras nos encanta. Pensamos que en nuestro folclore y nuestros trajes no es una cosa que tenga que quedarse encapsulada, como un conocimiento secreto u oscuro, hay que darlo a conocer para que no se pierda porque forma parte de nuestra cultura. No se puede perder, tampoco la manera de coser ni las cosas que hemos visto.

¿Cómo funcionan estos talleres?

Son un poco libres, cada uno se personaliza su horario y las prendas que quiere fabricar. Puedes decidir cuándo vienes porque tenemos grupos reducidos y un sistema de vales, un bonobus con doce clases que vamos picando conforme vienen. Cada uno cose lo que quiere, llevan dos o tres prendas a la vez y van trabajando indistintamente. Es como una especie de terapia, mucha gente nos dice que no es tanto por coser, sino por salir de casa.

Hablemos del proceso de creación que desarrolláis vosotras como profesionales. ¿Hasta qué punto interviene la investigación antes de meter la tijera? ¿Cómo seguir innovando pero mantener la esencia y el rigor histórico?

Lo más fácil en prendas antiguas o réplicas etnográficas es recurrir directamente a la pieza. Sostenerla en tus manos y observar cómo se ha cosido.

Una de las cosas que os diferencia del resto es la especialidad en restauración, consolidación y limpieza de mantones de manila, de seda, de lana…

He estado muy unida a la Universidad Politécnica de Valencia en talleres de restauración textil porque es mi especialidad profesional. Así que desarrollamos una maquinaria específica en sus laboratorios porque mi tesis doctoral giró en torno a la conservación y restauración del mantón de manila así que hizo falta crear una máquina con las dimensiones específicas para este tipo de prendas. Mantenemos un convenio y una o dos veces al mes compartimos las piezas. Es un área que me permite seguir vinculada a este gusanillo que tengo. Empezó como un consuelo pero ha sido una vía interesante porque la gente nos trae piezas.

¿Qué son los kits de costura? Los hay para ahuecadores, bobines, mantones, enaguas, pañuelos…

Una idea que surgió del confinamiento porque la gente tenía ganas de coser, así que creamos unos sets con los materiales para hacer piezas concretas. Cada día se nos van ocurriendo las cosas porque la gente nos pide más, tienen mucho éxito.

¿Y qué hay de los tutoriales en YouTube con consejos prácticos sobre indumentaria?

Hace tiempo que lo teníamos en mente pero no teníamos tiempo y el confinamiento nos sirvió para ello. Esas dudas que la gente nos plantea al otro lado del mostrador y que pensamos que podrían resultar interesantes: cómo hacerse un moño, cómo atarse un corpiño, cómo no pincharse con las agujas del mantón… Están teniendo muy buen resultado y seguiremos haciéndolo siempre que podamos.

Usuarios

Próximamente

Archivo noticias

Noticias relacionadas